La reestructuración de Telefónica es el reflejo de un movimiento general defensivo de los operadores

“No hay nada mejor que casa” decía Gustavo Cerati en esa mágica canción, Té para tres. La canción, escrita en un momento personal muy difícil de la vida del cantautor, resuena desde que Telefónica, la semana pasada, anuncia una reestructuración que implica concentrarse en unos pocos mercados —aquellos de Europa, su casa, y Brasil— mientras que busca alternativas para todos los demás. En épocas difíciles, no hay nada mejor que casa. Y los operadores de telecomunicaciones lo saben.

La imagen del reloj de arena y la frase “el modelo se agotó” fue quizás lo más relevante del discurso de José María Álvarez Pallete, cuyas alocuciones, meses atrás, se focalizaban más en las fortalezas que en las debilidades del grupo. Llegado el 2020, la crisis del modelo de telecomunicaciones es difícil de disimular y se hace necesario empezar a tomar medidas más concretas, aunque eso signifique retroceder algunos pasos y volver hacia el hogar, al lugar familiar, dónde uno se siente protegido.

Esa es una de las lecturas de la jugada de Telefónica: la concentración en Europa y Brasil como “su hogar”, ese espacio dónde se siente a gusto. Europa es un mercado muy competitivo —hace años escuchamos cómo es necesaria una consolidación esta región— pero mucho más maduro que América Latina, con un ARPU más atractivo y con grandes ciudades que demandan todo tipo de servicios. Con esta descripción, no debe juzgarse a Telefónica por querer volver al calor del hogar en vez de seguir intentando ganar mercados —también competitivos— pero con grandes extensiones territoriales y con un ARPU que no parece alcanzar para todos.

Ahora bien, la jugada de Telefónica no es propia del operador español, es sólo el síntoma de una serie de movimientos que se están dando en el mercado, principalmente el europeo. Lejos de ser una etapa de experimentación, crecimiento y expansión en negocios y cobertura geográfica, los operadores están recalculando, concentrando esfuerzos en algunos negocios y liberándose de la carga de operaciones no rentables. En todos los casos, la movida parece ser volver al hogar o esos negocios principales que les permitieron crecer en primer lugar. Los operadores están redefiniendo estrategias, recalculando, priorizando ciertos servicios y geografías por sobre las otras y, fundamentalmente, tomando decisiones que muestran una estrategia defensiva.

Además de Telefónica, otros jugadores empezaron a hacer movimientos que demuestran un desprendimiento de operaciones “no estratégicas” para centrarse en apenas un grupo de operaciones que les permitan crecer. El caso de AT&T, que vendió recientemente su operación en Puerto Rico —y que los rumores indican que también podría tener a México en duda— muestra una vuelta del operador a su mercado principal, los Estados Unidos, dónde espera crecer de la mano de Time Warner. Aquí vale la pena hacer un pequeño paréntesis para señalar que, además de una vuelta hacia el hogar, estamos viendo una tendencia a la integración vertical como la adquisición de Time Warner por parte de AT&T, de Liberty Global por parte de Vodafone y de Bonnier Broadcasting por parte de Telia, todos movimientos de los últimos dos años. Los operadores buscan crecer en pocos mercados de la forma más integrada y convergente posible.

A la reestructuración de Telefónica y la venta de AT&T Puerto Rico, se deben sumar otras noticias que llegan desde Europa. En TeleSemana.com ya habíamos alertado de la tendencia a deshacerse de negocios no estratégicos luego de que British Telecom (BT) anunciara la venta de sus negocios internacionales. Un camino similar está tomando la holandesa KPN que solo en el último año vendió su negocio internacional a GTT Communications, se desprendió de acciones que tenía en Telefónica Alemania y de su negocio de hosting de páginas web.

Vodafone, en tanto, vendió su participación en Nueva Zelanda pero todavía no parece tener una verdadera estrategia de desprendimiento masivo —o reestructuraciones— de las operaciones que conserva alrededor del mundo. Lo mismo se puede decir de Orange, que ha encarado la venta de su participación accionaria en BT y de su operación en Nigeria, aunque conserva (todavía) buena parte de las operaciones en África. De Orange también se debe señalarse que, recientemente, se deslizó que podría fusionarse con Deutsche Telekom, una compañía que, por cierto, además de fusionarse con Sprint en Estados Unidos está vendiendo sus operaciones en Albania, siguiendo la estrategia de desprendimiento de operaciones no estratégicas.

Estos movimientos no son exclusivos de Europa y Norteamérica. Hace algunos años, por ejemplo, Millicom había comenzado una estrategia similar, al desprenderse de la mayoría de sus operaciones en África para concentrarse en Latinoamérica. A pesar de no ser el lugar dónde nació, nuestra región es dónde mayor desarrollo Millicom ha tenido en los últimos años, dónde el operador parece sentirse a gusto y con ganas de seguir creciendo.

Todos estos movimientos muestran una estrategia defensiva por parte de operadores que reconocen que el modelo —que los hizo llegar hasta el lugar en el que están hoy— no funciona más y, por eso, es momento de recalcular. La desaceleración de la economía mundial, la entrada de los OTTs y un mercado digital que cambió la forma de hacer negocios impulsa a que la estrategia de los grupos económicos sea conservadora, con el foco en retornar al hogar para reafirmarse, innovar en un mercado que ya tienen controlado y les permita mayor margen de maniobra. Al igual que en el Risk, los operadores se reagrupan en algunos pocos países para ganar batallas y, luego, salir a conquistar el mundo. La oportunidad, ahora, está en manos de inversionistas y pequeños operadores que busquen el hueco para crecer.

Leticia Pautasio
Leticia Pautasio es periodista y Licenciada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Quilmes (Buenos Aires, Argentina). Durante su carrera profesional se desempeñó en gráfica, radio y medios de comunicación en línea. Desde 2009 se especializa en tecnología, telecomunicaciones y negocios; cubriendo la realidad del sector en América latina. En 2013 obtuvo el diplomado "El Periodista Latinoamericano como agente y líder en el desarrollo social" del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). Contacto: [email protected]

1 Comentario

  1. Avatar

    Buenísimo artículo. Totalmente de acuerdo. Las estrategias deben cambiar.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico. Recibirá un enlace para crear una nueva contraseña por correo electrónico.