El camino de la portabilidad deja huellas de inestabilidad en el mercado móvil peruano

La portabilidad numérica rige con un sistema renovado en Perú desde mediados de 2014. Hace algunos meses se incorporó la posibilidad de aplicarla también domingos y feriados, manteniendo el plazo de 24 horas para su ejecución. Desde abril se hará cargo de administrarla El Corte Inglés, pues vence el contrato con el actual prestador. Resulta habitual hablar de ganadores y perdedores, pero el camino que transitaron los registros del Organismo Supervisor de la Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel) en el segmento móvil presenta indicios de inestabilidad en el mercado.

La idea de que tres operadores y el resto es la configuración correcta de un mercado móvil tiene argumentos sólidos. Así funciona con sus particularidades al menos media docena de países en la región, entre ellos Argentina, Chile y Costa Rica. Las dificultades que tienen para competir los que están fuera del podio puede observarse en casos como Colombia y los problemas que tienen para sobrevivir los operadores que funcionan sobre redes de terceros fueron analizadas cuando Porto Seguro dejó Brasil. Se pueden tomar otros casos, como el alejamiento de Uff Móvil de Colombia o los 14 MVNOs que no alcanzan ni el dos por ciento de las líneas en México.

Perú, ya se dijo, presenta un esquema distinto: dos y dos. Telefónica y América Móvil, Entel y Bitel. La pelea está dividida en escenarios distintos, con luces de mejor y peor calidad según el caso. Los primeros luchan por concentrar una porción de mercado mayor que su competidor y los segundos por ganar terreno en un mercado con 41 millones de líneas. Sin ánimos de spoilear, podría aventurarse que la lucha de abajo será la más interesante, pues tal vez uno de ellos deba abandonar el mercado vencido por el rival y la “teoría del triángulo”.

Información del regulador peruano da cuenta de que se cambiaron de operador manteniendo el número 13.395.149 líneas celulares hasta el cierre de noviembre de este año. Aparece como novedad el MVNO Dolphin con un único movimiento en el período y también se observa que Incacel vio migrar, desde que llegó al mercado tras la salida de Virgin Mobile, tanto usuarios móviles como los que pasaron a ser parte de su base. Para más exactitud: pasaron a contratar sus servicios 15.510 usuarios y migraron 15.857, un saldo negativo de 347.

Antes de hablar del comportamiento en lo que va del año de los cuatro operadores con red del país se debe decir que Entel aparece como el más beneficiado por la portabilidad móvil, con 1,4 millones de líneas como saldo positivo. Claro ganó 527.000 desde que aplica el nuevo sistema y una vez descontados los egresos. Bajo los mismos parámetros, Movistar perdió 1,5 millones y Bitel otros 443.883.

Entel destacó la portabilidad en varias ocasiones como un buen aliado para ganar terreno en Perú. Entre enero y mayo de 2018 la compañía logró mantener la flecha hacia arriba en su saldo de portabilidad. En junio las cosas cambiaron y desde entonces sus números se mantienen en rojo. Este cambio negativo se dio a pesar de las promociones de la empresa para clientes prepago que decidan portarse, dijo el regulador en un comunicado.

El saldo de la firma chilena fue de -47.113 en noviembre. Si solo se hubieran contemplado las líneas prepago la realidad hubiera sido peor, pues perdió 67.692 líneas de ese segmento. El otro que obtuvo saldo negativo mensual fue Bitel, con balanza negativa de 11.489. La filial de Viettel obtuvo números rojos en ocho de los 11 primeros meses del año.

Cualquiera de los registros mensuales que se tomen de 2018 ofrecen saldo positivo para Claro en portabilidad móvil. La empresa se ubica en segundo lugar en el mercado, detrás de un Movistar que alternó buenas y malas. La primera tiene a la fecha 12,8 millones de clientes y la otra 15,4 millones. Entel se ubica tercero con poco menos de 7,4 millones e Incacel no llega a los 7.000. Dolphin todavía no figuraba en la información provista por Osiptel a septiembre.

El caso de Claro se suma a que la filial local de Telefónica obtuvo números positivos en los últimos tres meses —ganó 50.000 solo en noviembre—. La alegría de los dos más altos, la tendencia desfavorable en la que entró Entel y los altibajos de un Bitel con menos margen de error que el resto obligan a pensar si se ha terminado la suerte para los dos de abajo. ¿Y si Telefónica consideró que ya fue suficiente y reactivó sus máquinas de líder para no perder más mercado que el cedido? Casi siempre hay más preguntas que respuestas pero, tal vez, la portabilidad funcione como tráiler de la película por el tercer puesto. Quizás la realidad sume nuevos fundamentos a la necesidad de reacomodar un mercado que reafirma que distinto no siempre es mejor.

Nicolás Larocca
Nicolás Larocca es Técnico Superior en Periodismo (TEA) y Locutor Integral (ISER). Durante su carrera profesional se desempeñó en diferentes medios radiales, digitales y en gráfica como productor de contenidos, redactor y analista. Tiene conocimientos en comunicación interna, deportes, bancos y seguros, y desde 2013 se especializa en el mercado de las telecomunicaciones a escala regional.

Deje su comentario

Recuperar contraseña

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.